La pasta y sus historias

Durante mucho tiempo se ha sostenido la versión que afirma que fue Marco Polo quien llevó la pasta a Italia, luego de su viaje a China en el siglo XIII. Expertos y conocedores del tema desmienten esta historia.

Apicio (gastronomo romano del siglo I d.C.) revela en su famoso manual, que los romanos colocaban pasta troceada en sus comidas para darle mayor consistencia a las mismas. Por otro lado, la cámara sepulcral de la famosa tumba etrusca de Cerveteri, llamada “De los Relieves” –que data del siglo III a.C. – muestra en su decoración numerosos utensilios domésticos entre los que destacan algunos especiales para cortar, dar forma y cocinar la pasta. Dichos indicios dan cabida a una segunda versión acerca del origen de este noble alimento.

La pasta siguió estando presente en las mesas italianas, bajo diferentes nombres. En 1400 se le llamaba “lasagna”; en 1800 modificaron su nombre a “vermicellai”, y entre esos 400 años se dio origen a los “fidelli”, que eran hilos de pasta en forma cilíndrica.

Gracias a la pasta los tenedores pasaron a tener tres dientes, en vez de dos, debido a que a los napolitanos se les dificultaba enrollar el espagueti y debían comerlos con las manos. Posteriormente, se dio origen a diversos tipos de pasta: cortas, largas, rellenas y en lonchas.

¡Pide el menú de pastas Il Pappardelle y escoge la que más te guste para tu almuerzo!

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s