¡Salud por la cerveza artesanal!

     La cerveza es conocida como la bebida fermentada más antigua de la historia. Sin embargo, según la época y la locación se le pueden atribuir distintas cualidades de carácter social, refrescantes o características nutritivas.

     En un principio, las cervezas eran fermentadas a temperatura ambiente con una levadura saccharomyces cerevisiae, es decir, sin empleo de lúpulo. Entonces, fue en el siglo XV que se empezó a utilizar un tipo de levadura distinto conocido como saccharomyces pastorianus. Esta necesitaba de menores temperaturas para hacer su efecto y se busca de forma natural en el fondo de cuevas.

     En el mismo siglo se incluye el lúpulo en algunas de las cervezas, lo que les dio un agradable sabor que generó toda su popularidad, dejando de lado aquella que se había fabricado años anteriores. Pero, para su producción fue necesario el advenimiento de las máquinas de vapor y de la introducción de los sistemas de refrigeración fundamentados en los compresores.

     En cuanto al proceso de elaboración, los ingredientes básicos son: agua, cebada malteada, lúpulo y levadura. Y sus etapas de elaboración: Macerado, Cocción, Enfriado, Fermentación y Envasado.

     Por otro lado, puede decirse que para separar los tipos de cervezas se han generados dos grandes familias según la temperatura de fermentación: alta y baja. Adicionalmente, dentro de estas, hay sub grupos en función de su lugar de origen o los métodos de elaboración.

     Si se da una fermentación baja, se les conoce como “lager” dentro de las cuales se pueden apreciar desde las más claras hasta las más tostadas.

    De esta variedad las más conocidas son: la Pilsen, con 4 % de alcohol en volumen, rubia con reflejos brillantes, aroma a lúpulo, notas suaves y frescas. También encontramos la especial, de color rubio con reflejos ámbar, sabor a malta con un toque tostado y amargo. Por último, está la extra, con un color oro viejo y reflejos cobrizos; aroma intenso, espuma marcada, con cuerpo y personalidad.

    Cuando la fermentación es alta, las cervezas son llamadas “ales”, las cuales suelen tener sabores más complejos con aromas y paladar afrutados, siendo más cremosas  y oscuras.

     Entre las populares de este grupo encontramos: De abadía, con 6,5% de alcohol en volumen, color bronce con espuma ligeramente tostada, aromas que recuerdan el caramelo y sabor afrutado. Negra Stout es otra variante, de color oscuro, aroma a café, espuma cremosa y robusta y sabor potente.

Advertisements

2 thoughts on “¡Salud por la cerveza artesanal!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s