Brownie con helado

Por ser uno de los postres más populares en restaurantes de todo el mundo y fácil de hacer, aquí el paso a paso del postre que más nos piden.

brow 1

Ingredientes para 20 brownies

Medida del brownie: 8 x 8 cm aproximadamente.

* 300 de manteca.brow 2

* 300 de chocolate semi amargo (para taza).

* 300 de azúcar.

* 200 g de harina de trigo.

* 6 huevos.

* 70 g de nueces.

* 1 cda. de esencia de vainilla.

 Preparación

* Enmanteca las placas para horno, para volcar en ellas la mezcla. Precalienta el horno.

* Coloca en un recipiente la manteca y el chocolate y derretirlos a baño María. Luego, agregarles la harina pasándola por un tamiz, mezclando para unir bien.

* Aparte, bate los huevos y el azúcar, hasta obtener una mezcla de una consistencia cremosa y color amarillo claro.

* Une las dos mezclas y batirlas para integrarlas.

* Coloca la pasta en la placa y espolvoréala con nueces picadas.

* Hornea a temperatura moderada hasta que se note apenas seca la parte superior.

* Corta en cuadrados. Sirve con una bocha de helado de crema americana y salsa de chocolate.

brow 3

¿Sabías qué?

Los brownies (que quiere decir marroncito, en inglés) son pastelitos de chocolate típicos de la gastronomía familiar estadounidense. Si introducimos la palabra brownie en Google, obtendremos más de 25 millones de resultados, y esto es justamente porque hay miles y miles de variantes; tanto de la receta del brownie de chocolate como de algunas más elegantes, o versiones veganas, o con chocolate blanco, frutas secas o frescas, o cremas, por ejemplo.

Hoy en día es posible conseguir brownies prácticamente en todo el mundo, incluso en Japón (especialmente como postre en los restaurantes).

Los brownies suelen servirse calientes con helado (lo que se designa comúnmente como brownie à la mode) y a veces con crema chantilly y salsa de frutos rojos o de chocolate.

Anímate a preparar en casa este postre que llenará a la familia de felicidad.

brow 5

¡Y cuando vengas a Il Pappardelle no dejes de pedirlo al finalizar tu plato principal!

Advertisements

¡Un sabroso postre para merendar!

Valenti-Sicilian-Cannoli-770x380

     Los Cannoli, han pertenecido a los dulces carnavalescos típicos de la cocina italiana. No obstante, es creencia popular de la región que al igual que la Cassata ambos dulces son herencia de la permanencia de los árabes en la isla. Hoy en día se comen durante todo el año.

cannoli_demo_3

     Originariamente, se rellenaba la masa con requesón azucarado y aromatizado luego de haberse enrollado alrededor de un trozo de caña y de freírse. La mezcla interior se elabora con queso ricotta (ocasionalmente, y menos tradicional es el empleo de Mascarpone). A menudo se saboriza con diferentes combinaciones de vainilla, chocolate, pistacho, marsala, agua de rosas u otros aromatizadores.

cannoli_wideweb__470x314,0

     El rango de tamaños va desde los “cannulicchi”, no más grande que un dedo, hasta las proporciones encontradas por regla general en Piana degli Albanesi, al sur de Palermo, y suelen ser de 15 a 20 cm con un diámetro de 4-5 cm.

giant-cannolli-stuffed-cannoli

     Prepararlos es sencillo pero es un proceso largo. Aquí te dejamos un video con el podrás hacerlos en casa y degustar un sabroso postre con toda la familia.

¡Descubrimientos geniales!

    El ser humano siempre ha buscado experimentar con nuevos alimentos para encontrar sabores asombrosos. Empresas dedican enormes cantidades de dinero para la creación de alimentos que tengan éxito en el mercado. Sin embargo, algunos de los más solicitados hoy en día, fueron descubiertos por accidente.

     Aquí te presentamos la lista de los 6 comidas más exitosas que se descubrieron por “casualidad”.

1) Papas fritas: En 1853, el Chef George Crum, era víctima de los reclamos de un cliente quien se quejaba porque que las papas eran muy gruesas, blandas y sin suficiente sal, por lo que en un arranque de coraje decidió cortarlas, freírlas hasta que endurecieran y agregarles sal extra. El comensal quedó satisfecho, y se convirtieron en la atracción principal del restaurante.

2) Hojuelas de maíz: Nacieron en 1894, cuando los hermanos Kellogg buscaban un alimento que fuera nutritivo, para esto se encontraban experimentando con trigo, hasta que por descuido dejaron un poco en reposo, a su regreso se dieron cuenta que se había alterado formando una masa que luego hornearon hasta obtener el complemento perfecto del desayuno.

3) Galletas con chispas de chocolate: Cuando Ruth Wakefield, se quedó sin cacao en polvo en 1930, decidió machacar una barra de chocolate y agregarla a la masa. No se fusionó a la perfección, y eso es lo que agradó tanto del resultado.

4) Brownie: Hay tres mitos principales sobre la creación del mismo. El primero, que un chef añadió accidentalmente el chocolate derretido a la masa de galleta. El segundo, que un cocinero se olvidó de añadir levadura a la masa. Y en tercer lugar, la creencia más popular, que un ama de casa no tenía polvo de hornear e improvisó con este nuevo tratamiento; se dice que estaba horneando para los huéspedes y decidió servirles estas tortas aplanadas.

5) Carpaccio: El chef Cipriani se encontró un día con una condesa, quien le indicó que su médico le había prescrito comer carne cruda, y le preguntó si tenía en su carta algún plato con esa condición. Así que cortó una finísima lámina de un solomillo de buey, que aliñó con aderezos, mostaza y salsa. A la mujer le encantó el plato y le preguntó a Giussepe por su nombre, para poder pedirlo en futuras ocasiones. Cripiriani recordó que en Venecia se mostraba en esos días una exposición del pintor Vittore Carpaccio, cuyas obras se caracterizaban por la abundancia de los colores rojo y amarillo, contestó: Carpaccio de buey. La condesa se fue contenta y nació un nuevo plato para la gastronomía internacional.

Chocolate blanco: divino placer

     Todos sabemos que los amantes del chocolate son adictos a este manjar y lo darían todo por él. Ellos se dividen en tres grupos: los que prefieren el negro, los fanáticos del que lleva leche y a los que les gusta el blanco. Estos últimos deben saber que en realidad no comen chocolate en sí, sino un derivado.

    El chocolate blanco es preparado con leche, manteca de cacao y azúcar. Además, es rico en grasas pero no posee las propiedades antioxidantes de los otros tipos de chocolate, por no contener pasta de cacao.

     A pesar de que es un poco complicado utilizar este dulce para la repostería, si se le pone empeño se pueden crear maravillas deliciosas. Lo importante es tener en cuenta que a la hora de fundirlo es posible que se separe la manteca de cacao y por eso se debe trabajar rápidamente.

     Si es de buena calidad, el chocolate suele ser color marfil en lugar de blanco puro, por eso se debe prestar atención cuando se va a comprar. Este producto es comúnmente utilizado para cubrir tortas o pasteles, hacer mousses y “frostings”.

     Este bombón es muy utilizado para hacer Cheesecake de chocolate blanco, en especial porque solo lleva 5 ingredientes y es muy sabroso. El truco está en preparar la base uniendo galletas de vainilla con mantequilla y hacer la mezcla con el chocolate, huevos y queso crema. Sin duda, es toda una delicia.

     El Mousse de chocolate blanco también es muy popular y fácil de hacer porque solo se utilizan tabletas de este dulce y nata bien fría. Es una excelente opción para llevar a reuniones con amigos.

     Los más originales utilizan el chocolate blanco para hacer una variación de los famosos Brownies. Quedan exquisitos y sorprenden el paladar de todo el que los prueba.

     Sea como sea el chocolate es uno de los placeres de la vida y hay que disfrutarlo en todas sus presentaciones.