¿Preparados para recibir a los Reyes Magos?

Llegan el 6 de enero a nuestras casas con hermosos regalos para los consentidos. Tienen un integrante de raza negra, uno blanco, y el último de ellos de apariencia asiática. Cuenta la historia que fueron a ofrecerle obsequios al Niño Dios.

El oro es el metal perfecto y se regala a un rey. En general, es imagen de la luz solar y, por consiguiente, de la inteligencia divina. El incienso simboliza plegarias que se elevan al cielo. La mirra es emblema de muerte y sacrificio; es amarga, aromática y tiene forma de lágrimas.

La tradición ortodoxa por su parte sostiene que se trataba de doce sujetos. En algunas representaciones tempranas que datan de los primeros siglos después de Cristo, se pueden apreciar dos reyes magos y en otras incluso cuatro.

Los magos no eran precisamente visitantes reales, sino que desempeñaban funciones muy similares a los de nuestros actuales embajadores. Es decir que probablemente solo eran los enviados diplomáticos de unos reyes.

Antiguamente, el 6 de enero en la región de Egipto y Arabia se celebraba el solsticio de invierno con evocaciones míticas muy antiguas. Los paganos conmemoraban el aumento de la luz a los trece días de haberse dado este cambio, con una fiesta simbólica y lujosa. Esta celebración es el antecedente de lo que sería la Adoración de los Reyes.

Y ustedes ¿cómo esperan a los Reyes Magos?

Advertisements

Celebremos la navidad como los italianos

      En Italia las celebraciones se inician con la “Festa di San Nicola el 6 de diciembre, brindando homenaje a San Nicolás, el santo patrón de los indefensos. Para la mayoría de los es toda una tradición navideña pasarla en familia, la degustación de diferentes  platillos, la cena que procede a media noche “Cenone”, abrir los regalos del “Babbo Natale” (Santa Claus). Para interpretar este personaje legendario, en una ciudad del centro de Italia, se lleva año tras año un concurso para ser un perfecto “Papá Noel”, al final se premiará el mejor.

babbo_natale_221

      El menú navideño  tiene sus reglas, no todos los platillos son iguales en todas las regiones de Italia para se come exclusivamente pescado, como en otras localidades vegetales fritos, tartinas o ensaladas (tradición romana), como platillos de entrada.

gelatina_de_yogurt_con_tartinas

      Entre los más típicos están la pasta con salsa de tomate y atún, almejas u otros mariscos.

     Los 25/12 acostumbran a comer carne y sin duda alguna su plato principal  es pasta al horno, con salsa de tomate, carne en trocitos, mozarella y queso para gratinar, sin dejar de lado que “en Italia no es  navidad sin dulces”, destacando el más famoso del mundo Panettone o “Pastel de Navidad” el cual nació en Milán su versión tradicional.

img_0156011

      Poner el pesebre es una tradición muy apreciada en el país, los italianos buscan siempre dar un toque muy personal al que montan en su hogar.

      No es sino hasta el 6/01. Día de reyes, que están presentes en las casas italianas los nacimientos y arbolitos, culminando la Navidad con la fiesta llamada “Epifanía” o mejor conocida como “Befana”, que es una tradición que consiste en que los niños esperan a la “Befona” una viejita que vuela en una escoba entrando a las chimeneas para dejar dulces y regalos para todo. Aplica la regla del carbón a quienes no se han portado bien. ¡Por supuesto!.

¡Ahí viene Santa!

     Desde pequeños soñamos con la hermosa noche del 24 de diciembre, donde un singular personaje, con barba, renos y vestido de rojo, viaja por todo el mundo dejándonos un hermoso presente debajo del arbolito de navidad.

     Santa Claus surge de la historia de San Nicolás de Bari, quien nació alrededor del año 280 en Patara. Por su amor y generosidad sobre todo hacia los niños adquirió fama, que se extendió por muchos lugares, donde empezó a ser protagonista de varias leyendas fantásticas. Una de ellas, narra que salía por las noches para repartir regalos entre los necesitados.

     Papá Noel vive en el Polo Norte; sin embargo, igualmente hay que recordar que existen otros lugares cercanos postulados como su hogar, los cuales son: Laponia sueca, Laponia finlandesa y Groenlandia. Está casado con la Señora Claus y conviven con una gran cantidad de duendes navideños, que le ayudan en la fabricación de los juguetes y otros regalos que le piden los niños a través de cartas.

     Su trabajo durante todo el año es vigilar a los niños y niñas para ver cómo se portan y ya llegada la Navidad, leer todas las cartitas y no sólo por correo o por medio de un globo, sino también por internet.

    Para poder transportar los regalos los guarda en un saco mágico y los reparte a las 00:00h del día 25 de diciembre, en un trineo volador, tirado por renos navideños, liderados por Rodolfo, que ilumina el camino con su nariz roja y brillante, siendo el último en agregarse a la historia.

     Un relato navideño, digno de recordarse y disfrutar en familia. ¡Feliz navidad!