¡Un sabroso postre para merendar!

Valenti-Sicilian-Cannoli-770x380

     Los Cannoli, han pertenecido a los dulces carnavalescos típicos de la cocina italiana. No obstante, es creencia popular de la región que al igual que la Cassata ambos dulces son herencia de la permanencia de los árabes en la isla. Hoy en día se comen durante todo el año.

cannoli_demo_3

     Originariamente, se rellenaba la masa con requesón azucarado y aromatizado luego de haberse enrollado alrededor de un trozo de caña y de freírse. La mezcla interior se elabora con queso ricotta (ocasionalmente, y menos tradicional es el empleo de Mascarpone). A menudo se saboriza con diferentes combinaciones de vainilla, chocolate, pistacho, marsala, agua de rosas u otros aromatizadores.

cannoli_wideweb__470x314,0

     El rango de tamaños va desde los “cannulicchi”, no más grande que un dedo, hasta las proporciones encontradas por regla general en Piana degli Albanesi, al sur de Palermo, y suelen ser de 15 a 20 cm con un diámetro de 4-5 cm.

giant-cannolli-stuffed-cannoli

     Prepararlos es sencillo pero es un proceso largo. Aquí te dejamos un video con el podrás hacerlos en casa y degustar un sabroso postre con toda la familia.

6 alimentos para adelgazar

Antes de probar todas dietas que están de moda, conoce estos alimentos que te ayudan a quemar grasa de manera efectiva, si los combinan con alguna actividad física.

  1. Yogurt griego: Es una sabrosa alternativa para perder peso, porque tiene un alto contenido de proteínas. Los especialistas en nutrición señalan que el consumo de estas es importante para minimizar la pérdida muscular cuando se queman grasas.

  1. Quinoa: Un gran aliado para quemar grasas. Estos granos, capaces de aportar 5 gramos de fibra en una taza, han ganado fama y son considerados un “súper alimento”, por su alto contenido de proteínas. Es antioxidante y rico en nutrientes como el hierro, zinc, selenio y vitamina E.

  1. Patilla: Todos los alimentos ricos en agua ocupan más lugar en el intestino. Esto produce sensación de saciedad y lleva a consumir menos cantidad de otros alimentos. La sandía, al igual que el melón, están llenos de nutrientes, pero ambos son bajos en calorías.

  1. Verduras crudas: Las hojas verdes, zanahorias, apio y tomates satisfacen el deseo de tomar un bocadillo, aportan buena cantidad de agua y son bajas en calorías. Procura consumir verduras crudas, aunque sea una vez al día, pues te garantizarán vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes que muchas veces se pierden con la cocción.

  1. Café: El extracto de café verde ayudaría a perder peso, ya que modifica la forma en la que el cuerpo procesa los alimentos, según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Scranton, en Pennsylvania.

  1. Huevos: Consumir 2 huevos por día ayuda a adelgazar si se incluyen en el desayuno. Aportan la saciedad que evitará el picoteo durante el resto de la mañana. Por otro lado, las proteínas y energía que proveen, si los incluyes en la primera comida del día, permiten sobrellevar mejor un plan para perder peso.

Salsas con el toque italiano

     Las salsas italianas son conocidas por la utilización de aceite de oliva, sabores fuertes y cuerpo consistente. Algunas de las más conocidas son la boloñesa, el pesto y la napolitana. Son perfectas para pizzas, pastas, pastichos, entre otras sabrosas preparaciones.

     Aquí te dejamos los usos de estas deliciosas salsas con ese toque italiano que tanto te gusta.

1) Salsa napolitana: Es una denominación dada a la salsa derivada del tomate a la cual se le han añadido verduras tales como cebolla, zanahorias, ajo, pimentón y ha sido condimentada, principalmente con orégano.

     Se suele servir con cualquier tipo de pasta, principalmente las blancas, espolvoreando por encima queso parmesano o pecorino. También es perfecta para las pizzas.

2) Salsa pesto: Es la más conocida de la cocina italiana. Existen muchas variantes de la misma, sin embargo la más conocida es la salsa pesto genovesa. Se elabora con albahaca, ajo, piñones, queso y aceite de oliva.

     Otra variación es el pesto rojo siciliano, elaborado con tomates secos, pimientos, queso pecorino y aceite. El pesto de Trapani, también de Sicilia, en este caso lleva tomates, almendras, albahaca y ajo.

     Es una receta que tiene la ventaja de que se puede congelar, por lo que merece la pena hacer gran cantidad cuando la preparamos, ya que bien sea sobre pasta, ensalada o sobre cualquier carne, el pesto tiene un sabor peculiar que embelesa los paladares.

3) Salsa boloñesa o bolognesa: Comúnmente usada para acompañar pastas o a la típica polenta. Cuando se sirve en un plato aparece la denominación “alla bolognese” (a la boloñesa). Es espesa, de color rojo, muy empleada en las comarcas cercanas a Bolonia.

     Sus ingredientes principales son carne picada o molida, zanahorias, apio, cebollas y tomates, a veces todo ello en forma de salsa de tomate. Según las diferentes recetas es posible encontrar además, pimiento, ajo, vino blanco o tinto, hierbas y especias varias.

¡Descubrimientos geniales!

    El ser humano siempre ha buscado experimentar con nuevos alimentos para encontrar sabores asombrosos. Empresas dedican enormes cantidades de dinero para la creación de alimentos que tengan éxito en el mercado. Sin embargo, algunos de los más solicitados hoy en día, fueron descubiertos por accidente.

     Aquí te presentamos la lista de los 6 comidas más exitosas que se descubrieron por “casualidad”.

1) Papas fritas: En 1853, el Chef George Crum, era víctima de los reclamos de un cliente quien se quejaba porque que las papas eran muy gruesas, blandas y sin suficiente sal, por lo que en un arranque de coraje decidió cortarlas, freírlas hasta que endurecieran y agregarles sal extra. El comensal quedó satisfecho, y se convirtieron en la atracción principal del restaurante.

2) Hojuelas de maíz: Nacieron en 1894, cuando los hermanos Kellogg buscaban un alimento que fuera nutritivo, para esto se encontraban experimentando con trigo, hasta que por descuido dejaron un poco en reposo, a su regreso se dieron cuenta que se había alterado formando una masa que luego hornearon hasta obtener el complemento perfecto del desayuno.

3) Galletas con chispas de chocolate: Cuando Ruth Wakefield, se quedó sin cacao en polvo en 1930, decidió machacar una barra de chocolate y agregarla a la masa. No se fusionó a la perfección, y eso es lo que agradó tanto del resultado.

4) Brownie: Hay tres mitos principales sobre la creación del mismo. El primero, que un chef añadió accidentalmente el chocolate derretido a la masa de galleta. El segundo, que un cocinero se olvidó de añadir levadura a la masa. Y en tercer lugar, la creencia más popular, que un ama de casa no tenía polvo de hornear e improvisó con este nuevo tratamiento; se dice que estaba horneando para los huéspedes y decidió servirles estas tortas aplanadas.

5) Carpaccio: El chef Cipriani se encontró un día con una condesa, quien le indicó que su médico le había prescrito comer carne cruda, y le preguntó si tenía en su carta algún plato con esa condición. Así que cortó una finísima lámina de un solomillo de buey, que aliñó con aderezos, mostaza y salsa. A la mujer le encantó el plato y le preguntó a Giussepe por su nombre, para poder pedirlo en futuras ocasiones. Cripiriani recordó que en Venecia se mostraba en esos días una exposición del pintor Vittore Carpaccio, cuyas obras se caracterizaban por la abundancia de los colores rojo y amarillo, contestó: Carpaccio de buey. La condesa se fue contenta y nació un nuevo plato para la gastronomía internacional.