Hacer una Focaccia en casa

Agua, harina, sal y levadura fresca. Estos son los ingredientes principales para hacer una Focaccia, esa especie de pan cubierto con hierbas provenzales y otros alimentos que varían en función del gusto personal.

focaccia 1

Al igual que la Pizza, la Focaccia (procedente también de Italia; es especialmente popular y apreciada en la región de Liguria, al norte del país) cuenta multitud de posibilidades y variantes. Hoy te proponemos hacer la perfecta para los amantes de las alcachofas y las aceitunas negras.

Busca lápiz y papel para que prepares esta receta de Focaccia Mediterránea:

focaccia 2

Esta receta se sirve como entrante para 6 personas.

Ingredientes:

  • 500 g harina.focaccia 5
  • 10 g sal.
  • 20 g azúcar.
  • 40 g manteca de cerdo.
  • 300 cl. agua.
  • 20 g levadura fresca.
  • Queso emmental  al gusto.
  • Hierbas provenzales.

Preparación:

Amasa los ingredientes, incorporando el agua poco a poco para que la masa la vaya absorbiendo. Incorpora la levadura cuando falten pocos minutos para acabar el amasado. El amasado de la focaccia debe ser bastante largo; la masa tiene que quedar blanda, muy lisa y que no se pegue a los dedos.

Deja reposar la masa durante 30 minutos tapada con un paño húmedo. Mete porciones de masa en un molde de aluminio (de los que venden en supermercados) y extender con los dedos la masa hasta que cubra toda la base del molde.

Después, cubre con una capa de queso emmental. Si deseas, puedes espolvorear sobre el queso un poco de hierbas provenzales.

Precalienta  el horno a 250 ºC y meter dentro una pequeña olla con paños muy mojados para generar vapor. Deja fermentar la focaccia durante 60 minutos en un lugar cálido, tapándola con un paño húmedo. Cuando haya fermentado, hornear la focaccia a 250ºC durante 14 minutos aproximadamente.

focaccia 4

Como sugerencias: se pueden cambiar los ingredientes que se ponen por encima, y buscar combinaciones que resulten sugerentes al tiempo que vistosas (tomate cherry y albahaca, atún y cebolla, pimiento y anchoas, aceitunas, etc…).

En la variedad está el gusto.

Advertisements

Una tradición italiana

El Antipasto es un platillo reconocido a nivel mundial, propio de la gastronomía italiana. Consiste en un bocadillo o entrada que se sirve antes del plato principal con la finalidad de abrir el apetito. Su nombre se deriva de la conjunción de dos palabras: pasto que en italiano significa “comida” y ante, el prefijo del latín que indica un precedente.

Normalmente se compone de alimentos fríos y sus componentes pueden variar. Las combinaciones para realizar este entrante son ilimitadas: se puede presentar como antipasto desde una combinación de embutidos, vegetales, quesos, carnes o mariscos hasta preparaciones más sofisticadas ideadas por un chef.

La historia del antipasto se remonta al renacimiento italiano, donde se servía en los banquetes como una especialidad de la cocina e incluían tanto elementos dulces como salados.

En los hogares italianos reunirse a comer es una cuestión de importancia, ya que es el momento de disfrute familiar. Este platillo es típico en este tipo de reuniones: mientras se prepara la comida, los invitados y familiares pueden ir abriendo el apetito con diferentes estilos de antipasto e ir charlando. Lo interesante de ingerir este plato en una casa italiana es que comúnmente los ingredientes que se presentan son caseros, es decir, cosechados por los propios dueños. De esta manera se presenta a los invitados como “un pedacito de hogar”. En los restaurantes, por otro lado, se muestra como una forma para despertar el hambre y, al mismo tiempo, la conversación.

En Venezuela y otros países latinoamericanos es común observar variantes del antipasto con verduras encurtidas o atún, preparados a la vinagreta. Se esparce la mezcla sobre una rodaja de pan y se ingiere tanto frío como caliente.

Receta de Antipasto Italiano


Ingredientes:

  • 3 Peras maduras frescas
  • 200 g. Prosciutto
  • 150 g. Parmigiano Reggiano
  • 80 g.  Rúcula fresca
  • 2 cdas. Aceite de oliva

Presentación:
– Servir acompañado con rúcula fresca y un poco de aceite de oliva, por encima.

Procedimiento:
– Lavar y pelar las peras.
– Cortarlas en ocho pedazos y limpiar el centro para asegurarse que no queden semillas.
– Colocar sobre una fuente relativamente mediana y reservar.
– Cortar la cuña del parmigiano con un cuchillo, separando trozos. Tienen que quedar trozos del tamaño de un bocado.
– Colocar el queso sobre las peras.
– Cortar el prosciutto fino.
– Colocar sobre las peras y el parmigiano.

Para hacer un antipasto no hay reglas definidas. Solo se trata de crear la perfecta combinación de ingredientes. Pon a prueba la creatividad de nuestro chef ordenando en Il Pappardelle el Antispasto de la casa… ¡Y buen provecho!

Dedos de Mozzarella

 

Es costumbre que unos cuantos minutos antes de degustar el plato principal se pida una entrada. Primero, para alivianar sí estamos muy hambrientos y segundo para ir preparando el estómago y tener una excelente digestión al finalizar la comida.

Pues nosotros tenemos múltiples opciones para esta categoría, pero hoy queremos recomendarte una muy deliciosa y nutritiva, como lo es los dedos de queso mozzarella.

Los mejores acompañantes para el almuerzo o la cena son los amigos y la pareja, un par de tragos y listo. Ya que esta entrada que has pedido no requiere de muchos ingredientes para resaltar su sabor, solo basta con unas cuantas salsas y quedará para chuparse los dedos.

El acompañante por tradición para los dedos de mozzarella suele ser la salsa de tomate. En algunas oportunidades se realizan salsas marinadas, de mayonesa, de ajo, rosada o curry. Cualquiera que sea tu elección podrás disfrutar de este delicioso platillo en tu restaurante italiano Il Pappardelle.